Por qué

Porque aunque haya tanta incertidumbre entre nosotros -entre los que estamos afuera y los que están dentro- hay mucho que decir. Porque aunque se estén gritando tantas cosas como si fueran verdades inapelables -tanto aquí afuera como allá adentro- hay muchas preguntas que hacer.

Vuelvo a escribir, aquí, porque quiero ser parte del esfuerzo colectivo por documentar nuestra transformación como sociedad y como nación, ahora que -al parecer como nunca antes- esta sociedad y esta nación han sobrepasado los límites geográficos de lo que formalmente llamamos Venezuela.

Éramos, o creíamos que éramos, un país “democrático” y “moderno” que recibía inmigrantes. Ahora -finales de 2016- somos un país en dictadura y en retroceso que los produce.

Eso es un evento de magnitudes que no podremos nunca cuantificar ni determinar con exactitud; pero desde el testimonio, la crónica personal, la conversación, podemos ir reuniendo piezas para observar mejor lo que nos ha ocurrido, y tal vez para manejar estos cambios con más serenidad y menos dolor, y sacar de ellos lo que podamos aprender y lo que pueda sernos útil para vivir mejor y para no verter en quienes nos siguen la sombra imborrable de un trauma en masa.  

Anuncios

6 comentarios en “Por qué”

  1. Me ha gustado tu manera de escribir desde que te leí por primera vez en tus columnas semanales en El Nacional. Desde entonces te sigo la pista cuando puedo. Nada mas allá de un twit ocasional. Ahora está tu blog. Bienvenido y gracias. Expatriada a los 7 años y a los 70 nuevamente. La experiencia es distinta pero siempre difícil. Contarla tal vez ayude.

    Le gusta a 1 persona

Los comentarios están cerrados.